No se pueden esperar cambios, si hacemos siempre lo mismo. La doble moral del dominicano.

Los dominicanos somos como dicen por ahí, "el melao hecho gente", pero a veces sin querer caemos en la doble moralidad, y nos convertimos en bipolares perezosos, que muchas veces nos dejamos arrastrar por cualquier corriente, por no salir de nuestra zona de confort.
a continuación vamos a citar una serie de prerrogativas y contradicciones que se dan, a lo mejor bajo la sombra de la inocencia:

La mayoría de las veces queremos un cambio, sin embargo hacemos lo mismo siempre.

Muchas veces queremos desarrollo para nuestras comunidades, pero defendemos y votamos por el mismo político que la tiene sumergida en la miseria todos estos años.

Queremos cambio, queremos que las cosas mejoren, pero cuando hay que salir a protestar nos quedamos sentados en la casa, viendo una seria o una película, con un pote de romo en la mano, o cogemos para donde el vecino a jugar dominoes.

Queremos cambio, pero no somos capaces de salir a las calles a reclamar nuestros derechos, sin importar quien sea el gobierno de turno.

Queremos cambios, pero no cumplimos con nuestros deberes como ciudadanos, para luego reclamar nuestros derechos, esos que nos corresponden a todos.

Queremos cambios y mejorías para nuestras vidas, pero nos pasamos el día con un celular en la mano, brechando en instagran, buscando pornografía y chateando, buscando cual de que tenemos en contacto es la que va a caer.

Siii, queremos cambios, claro que queremos cambios, pero no hacemos  nada, hacemos siempre lo mismo, lo mismo, y cuando hay una oportunidad, hacemos lo mismo.

Entonces: Así vamos a tener cambios? No, así no se obtienen cambios.

Se obtienen cambios. cuando salimos de nuestra zona de confort a protestar, a exigir nuestro derechos. Cuando cumplimos como ciudadanos, cuando hacemos cosas diferentes buscando un resultado diferente. Así es que se obtienen los cambios.

No quedándonos de brazos cruzados ante los abusos que se cometen frente a nuestras narices.

Publicar un comentario

0 Comentarios