Aspirante a la Alcaldia Municipal Domingo Suzaña lanza grandes criticas a gestion de ex Alcalde Municipal Felipe Galva. Explica por que de sus aspiraciones.

¿Por qué y a qué aspiro?

En el día de ayer, fue interrumpida la encuesta publicada en Facebook por el joven Wilkin Sánchez, bajo el alegato de que (por ambos candidatos), estaban votando personas que no son del municipio. La realidad es que la gran mayoría de las personas que votaron por nosotros sí son del municipio y sí votarán por nosotros en las próximas elecciones. A ellos las gracias por el apoyo brindado y cuyos resultados reflejaban un triunfo abrumador de nuestra posible candidatura.

Es tiempo de que en nuestro municipio se deje de hacer campaña en base a la mentira:

No es cierto que el síndico anterior haya dejado de construir obras en Yaque porque los comunitarios de Bohechío se lo impidieran. De ser así ¿Dónde están las obras que hizo en Bohechío y en Arroyo Cano? Lo cierto es que cada Ayuntamiento tiene su presupuesto y la ley dice como debe administrarse. Al margen de eso, un síndico que trabaje para el desarrollo de su gente, se convierte en gestor de proyectos y obras, a través del gobierno central y de los organismos nacionales e internacionales que ofrecen ayudas a comunidades como las nuestras, lo que no ocurrió en la gestión pasada.

Según el censo del 2013, el municipio de Bohechío tiene 10,638 habitantes. El síndico anterior en sus 10 años de gestión, manejó cerca de ciento cuarenta millones de pesos (RD$140,000,000.00), por lo que no puede alegar que no dispuso de dinero suficiente para construir las obras que demandan nuestras comunidades. La realidad es que, a pesar de haber manejado tantos millones, dejó al ayuntamiento endeudado y todos los equipos convertidos en chatarras. Debido a que, tanto el volteo, como la pala mecánica y la guagua de los estudiantes fueron destruidos en dicha gestión.

¿Cómo es posible que, siendo el síndico anterior una persona con tan alta influencia en el gobierno, no haya logrado la terminación del Liceo de Yaqué, el cual tiene más de 10 años paralizado y, sin embargo, permitiera que se construya un vertedero en La Loma de Yaque, que lo único que va a producir es enfermedades y malos olores? Lo más grave es que, en los próximos años solo veremos transitar por nuestra carretera los grandes camiones y volquetas llenos de la basura que se produce en toda la Provincia.

¿Cómo es posible que, el anterior síndico siendo el encargado del proyecto agroforestal, a la fecha no haya gestionado que Yaque sea incluido en el mismo, siendo esta la comunidad del municipio más afectada por la construcción de la Hidroeléctrica Palomino, al reducirle al mínimo el caudal de su principal fuente de riqueza que, lo era el río Yaque del Sur? Sin embargo, recientemente fueron incluidas varias comunidades de la provincia de Azua en dicho proyecto, dejando afuera las comunidades de Bohechío y Yaque, a pesar de las múltiples gestiones que han realizado tanto el actual síndico municipal como el director de la Junta de Yaque, para que sean incluidos.

¿Con qué propósito se designó al síndico anterior como encargado del proyecto agroforestal, sin ser agrónomo? Es penoso que, siendo el mayor general ERD Rafael Emilio De Luna Pichirilo, una persona tan correcta y respetable le hayan puesto esa camisa de fuerza. Actualmente los humildes campesinos de la zona alta de nuestro municipio se ven obligados a tener que acudir al síndico anterior (por el cual no votaron) para poder obtener cualquier servicio o beneficio de los que dispone dicho programa, utilizando estas funciones para promoverse políticamente en sus pretensiones de volver a administrar las jugosas (y poco fiscalizadas) arcas del ayuntamiento municipal, empañando con ello tan importante programa del Estado, pensado por nuestro presidente como la vía de desarrollo de su amado pueblo.

No podemos olvidar que, el municipio de Bohechío lo componen el casco urbano, Yaque y Arroyo Cano, y que mientras se apueste a la división y a los enfrentamientos, ninguna de nuestras comunidades podrá desarrollarse. Somos uno de los municipios con más profesionales de la región sur del país, con ríos y tierras fértiles, con funcionarios en los más altos niveles del Estado, sin embargo, hemos logrado muy poco, porque no nos hemos detenido a elaborar, planificar y ejecutar un verdadero programa de desarrollo como municipio.

Da pena que el Presidente, siendo de nuestra comunidad, a la fecha ha entregado al país casi treinta y ocho mil millones de pesos (exactamente RD$37,898,000,000.00) en sus visitas sorpresa, y el municipio de Bohechío, por falta de unidad no haya recibido los beneficios que a través de este importante programa son otorgados a las asociaciones de productores y campesinos, para que puedan desarrollarse económicamente y producir su propio sustento.

Hemos decidido aspirar, porque jamás vamos a permitir que nuestro municipio vuelva a retroceder. La actual administración (con sus críticas) en apenas dos años de gestión, ha pagado casi la totalidad de las deudas dejadas por el alcalde anterior y han remodelado importantes obras en el casco urbano del municipio (parque central, ayuntamiento, matadero, play, polideportivo…). Por lo que, el pueblo ve en qué se están invirtiendo los recursos que llegan al ayuntamiento y eso debemos aplaudirlo. Sin embargo, condenamos que no haya solicitado a la Cámara de Cuentas de la República Dominicana, una auditoría de la gestión anterior, cuyos resultados habrían de dar mucha luz, sobre el uso que se les dio a los recursos del municipio durante sus 10 años.

No es un asunto de opacar la gestión del otro, para vender una candidatura, la realidad es que nuestro municipio necesita de autoridades que sepan que la función de un síndico no es solo administrar los fondos que llegan a un ayuntamiento, sino gestionar en los órganos del Estado, la sociedad civil y los organismos nacionales e internacionales, las obras y proyectos que contribuyan al desarrollo tanto del municipio, como de todas las familias que lo componen. La función de un síndico, es brindar servicios a las personas que así lo necesiten.

No es posible que, por falta de canalización, a la fecha, tengamos comunidades sin ambulancias, y la que tenemos no pueda atender una emergencia hasta que la persona que está grave o sus familiares paguen el combustible para ser trasladado a un centro de salud. Nadie sale de paseo en una ambulancia. Por tanto, la misma siempre debe contar con combustible suficiente para atender cualquier emergencia, como un servicio ciudadano que puede salvar vidas.

No es posible que, nuestros estudiantes universitarios tengan que pagar cuotas, para poder trasladarse a las universidades en los autobuses que donó el gobierno para esos fines.

No es posible que, una gran cantidad de bachilleres de nuestro municipio, no hayan podido terminar sus estudios universitarios, por falta de un pequeño apoyo económico, gestión de becas y a veces simplemente por no contar con la orientación adecuada.

La política no es un juego, el desarrollo de nuestro municipio no puede estar definiéndose sobre la base de confrontaciones, desquites o venganzas. Es tiempo de que nuestro municipio se desarrolle.

En este escrito dejo claro que mi intención no es y nunca ha sido ser síndico. Mi propósito es evitar que el municipio de Bohechío, jamás vuelva a caer en malas manos. En las elecciones pasadas (voto a voto, etapa tras etapa), conseguimos un cambio: no podemos retroceder.

Es tiempo de impulsar nuevos proyectos y ejecutar nuevas ideas. Todos juntos podemos lograr el municipio que queremos, es cuestión de hacer conciencia y actuar en consecuencia.

¡A eso y por eso aspiro!

Publicar un comentario

0 Comentarios